«

»

Origen de nombres y monumentos – LPGC (VI)

Origen de nombres de calles y monumentos
de Las Palmas de Gran Canaria (VI)

Quienes aman las ciudades canarias, seguro que disfrutarán este interesante trabajo

 

Calle Peregrina.-

  • La calle se conoce por este nombre desde el siglo XVI, aunque existe alguna duda sobre el origen del mismo. Néstor Álamo, en su libro “Tenesoya Vidina y otras tradiciones”, desvela datos que apuntan a la duda sobre si el apelativo de “La Peregrina” correspondía a Dª Marina de Muxica, una atribulada dama nacida en Sevilla (1565), nieta de D. Bernardino de Siverio, uno de los conquistadores de las islas, y que soportó un largo peregrinaje de idas y venidas a causa de su mala fortuna. Por otro lado, se habla de la existencia de otra dama, Doña Peregrina de Montesa, hija de Antonio de Montesa, regidor en 1562, y Beatriz de León. La boda de ésta con su vecino Mateo Cairasco Maldonado, fue sonada, pues además de celebrarse por todo lo alto en casa de su tío, el canónigo de Santa Ana, Pedro de León, se formó una fuerte trifulca, con espadas de por medio, la noche del 15 de Julio de 1574, en la que trató de mediar, sin éxito, Constantino Cairasco, alguacil mayor del Santo Oficio, según el atestado de la Inquisición (referido por José Miguel Alzola en su libro sobre la historia de ésta calle).

Calle de la Peregrina- Las Palmas de Gran Canaria

 

Pilarillo Seco.-

  • Toma el nombre de un manantial de agua potable, situado muy cerca de la Ermita de San Telmo y próximo a su playa, de donde se surtían los barcos para sus necesidades. Se sabe que se secó a finales del siglo XVIII, ya que en 1835 su actual nombre ya aparecía en el censo.

Calle de Pilarillo Seco- Las Palmas de Gran Canaria

 

Plaza de la Feria.-

  • Con el crecimiento de la ciudad, y a finales del XIX, las ferias de ganado y artesanales se celebraban en estos terrenos. Se cuenta, además, que allí fueron ajusticiados en la horca el 16 de Enero de 1875, los tres autores del crimen del Callejón de Botas; y también se celebraban grandes luchadas, e incluso, un hecho insólito a finales del XIX: una corrida de toros.

Plaza de Santa Ana- Las Palmas de Gran Canaria

 

Plaza de Santa Ana.-

  • Antes, Mayor, de la Libertad y de la Constitución. Debe su nombre a estar presidida por la Catedral de Santa Ana, el monumento más importante del archipiélago canario. Es un espacio abierto que tiene sus orígenes en el año 1500, cuando solo era una explanada. Durante su urbanización en el s. XVI, Agustín de Zurbarán sitúa en su entorno los edificios más emblemáticos de la época, concentrando allí a los poderes Civil, Militar, Judicial y Eclesiástico, de la isla. Su aspecto actual se debe al arquitecto Laureano Arroyo, en 1892, sobre un proyecto de Manuel Ponce de León, firmado en 1877. Posteriormente, en 1895, se colocaron los ocho canes de hierro colado y pintados de verde, manifestándose en dos posturas diferentes, unas sedentes y otras tumbados. En el libro “Agustina González Romero – Poesía”, Edición de Néstor Álamo, nos dice, “cuando se pusieron los perros en la Plaza de Santa Ana, Doña Agustina se rascó esta poética garepa”: “¡Vaya, vaya, vaya! / El mundo se va a acabar / ¿Dónde se han visto ocho perros / cuidando la Catedral?”

Plaza de Santa Ana- Las Palmas de Gran Canaria

 

Puente de López Bota, también conocido como “Puente de Palo”.-

  • Instalado cerca de la desembocadura del barranco Guiniguada unía los barrios de Vegueta y Triana. Al desaparecer el cauce del barranco, cubierto por cemento, fue derruido. Nacía al final de la calle Mendizábal y moría al inicio de Triana, sobre él y a ambos lados había cuatro quioscos: el Café Suizo, últimamente también conocido como “bar Polo”, la tabaquería de Socorro y más tarde de los hermanos Gómez, Mauro y Rubén, el bazar que regentaba Santiaguito Pérez, dedicado exclusivamente a la venta de entradas y objetos de la U.D. Las Palmas, el comercio del “jarabandino” don Santiago Sahí (Said) y el Quiosco de las Flores, éste bajo pérgola.

Enterrado el Puente de Palos- Las Palmas de Gran Canaria

 

 

Artículo: Carmelo Ramírez Pérez – (01-09-2019)

Fuente: Mariana Soledad Rodríguez – (22-09-2012)

 


Artículo difundido bajo la protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que señala: «Toda persona tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestada a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión». Asamblea General de la ONU del 10.12.1948.

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This site is protected by wp-copyrightpro.com